TÉCNICA DE PIES EN ESCALADA

escalada en placa

El autor, afinando su técnica de pies en una vía de escalada deportiva en Cuenca. Foto @javitoperiquito

Sin una buena técnica de pies en escalada, no iremos muy lejos en la vertical. Ya se trate de placas de adherencia tumbadas o del techo más horizontal que te imagines, es imprescindible saber colocar bien los pies para descargar peso, reposar, mantener el equilibrio o generar impulso. 

A la hora de subirse a una pared, es muy importante tener en cuenta el tipo de escalada que vamos a afrontar. Esto es así porque el abanico técnico que usaremos, dependerá principalmente de la inclinación de la pared (tumbada, vertical o desplomada), el tipo de roca o el estilo de escalada (placa, diedro, fisura…).

Principios básicos de la técnica de pies en escalada.

Por norma general, cuanto más peso seamos capaces de depositar en el tren inferior, más metros será posible escalar sin que sea necesario colgarse para reposar los brazos. Para ello es crucial haber interiorizado y automatizado una serie de premisas básicas:
  1. Procurar que la línea vertical que pasa por tu centro de gravedad (tu ombligo) se encuentre siempre entre los pies.
  2. Buscar posturas de reposo entre movimientos, en los que la cadera se encuentre cerca de la pared. De este modo la mayor parte del peso recaerá sobre los pies.
  3. Siempre que se vaya a realizar un movimiento con las manos, hay que partir de una posición estable y que sea lo más cómoda posible.
  4. Al mover una mano (por ejemplo la derecha), el pie que recibe mayor descarga de peso debería ser el del mismo lado (en este caso, el pie derecho recibirá más peso).
  5. Conviene relajar los músculos de las piernas, favoreciendo una posición baja del talón (evitando la típica moto).
  6. Si no llegas a la siguiente presa de manos, sube los pies más arriba, en lugar de tirar de los brazos.
  7. Mantén los brazos estirados para alejar el pecho de la pared. Así verás mejor los pies y las posibles opciones de moverlos.
  8. Mueve los pies más a menudo que las manos.
postura estable escalada
A la hora de chapar, es muy importante hacerlo desde una postura cómoda y con los brazos estirados.

Técnica de pies: el pie de gato y tipos de escalada 

Cuando los relieves de una vía o bloque de escalada son pequeños, deja de ser posible pisar utilizando una gran superficie de la suela del pie de gato. Es decir, que ya no es posible pisar con la almohadilla del pie (la parte de la planta más cercana a los dedos) y es necesario aprovechar el pie de gato al máximo.
Técnica escalada
Al usar la puntera, cargamos gran parte del peso en el dedo gordo del pie.
Técnica escalada
El canteo interior se usa muy habitualmente, sobre pequeños relieves alargados de la roca.

El canto exterior del pie de gato permite poner en contacto con la roca todos los dedos del pie. Se utiliza en pasos laterales, hacia el lado opuesto del pie que va a ser apoyado. También es muy común a la hora de hacer la típica bicicleta, que te será especialmente útil en vías con desplome

Si entrenas en un rocódromo al aire libre, seguramente hagas muchas travesías. Este tipo de ejercicio juega con las tres posturas que acabamos de comentar. ¡Prueba a hacer travesías con pies pequeños o directamente sobre el plafón, para entender cómo hacer una transición óptima entre las diferentes posturas!

Tecnica escalada adherencia
Al escalar en adherencia, conviene apoyar la mayor cantidad de goma.

Tal y como se describe en la introducción, para tener un amplio repertorio gestual es necesario escalar en diferentes tipos de roca, con diferentes inclinaciones  y estilos. 

Dependiendo del tipo de movimiento que necesitemos hacer, será necesario utilizar una parte concreta del pie de gato. Generalmente usaremos la superficie de la suela, la puntera y los cantos interior y exterior. Pero habrá casos en los que será necesario utilizar el talón, el empeine o incluso empotrar; que consiste en atascar deliberadamente el pie en una oquedad de la roca (generalmente una fisura).

Lo principal: puntera y cantos laterales

En general el canteo interior y el uso de la puntera serán los que más utilices. Si bien en vías sencillas puede que no necesites más repertorio gestual, muchas veces podrías resolver un paso empleando menos energía si modificases ligeramente la forma de pisar.

vista superior canteo exterior
En el canteo exterior, el objetivo es apoyarse de forma que todos los dedos tengan contacto con la presa.

Escalada en adherencia

La escalada en adherencia es todo un mundo, con una técnica de pies en escalada muy particular que podría dar para varias entradas de este blog. Esencialmente es un tipo de escalada que depende fundamentalmente de la fricción entre la roca y la goma de nuestro calzado. Es un estilo especialmente técnico y avanzado, en el que la confianza en el material y en la capacidad de uno mismo es determinante para avanzar. 

Aunque una vía no sea específicamente de adherencia, conviene tener cierta familiaridad con este estilo, ya que a veces viene bien apoyar un pie en adherencia para poder subir el otro más alto. Éste es un ejemplo de cómo practicando un tipo de escalada nos puede ayudar a incorporar un recurso más a nuestro repertorio.

escalada en vías muy desplomada
El empotre de rodilla es un recurso imprescindible para reposar en vías muy duras con grandes ángulos de desplome.
caña empeine
En secciones muy desplomadas, el empeine podría considerarse como una mano extra.

Escalada en desplomes severos y techos

Aquí estamos hablando de un estilo completamente opuesto a la adherencia. Además, existe una diferencia importante entre la técnica de pies en escalada para  en este tipo de terrenos y las paredes con un ángulo de desplome próximo a la vertical. Ésta reside en que los pies a menudo pierden contacto con la pared. El uso del talón, el empeine e incluso la rodilla cobran una utilidad imprescindible, así como el uso de todas las demás partes del pie de gato.
 

Muchas de las vías más duras del mundo recorren desplomes continuos e impresionantes. Es preciso tener una técnica de pies en escalada muy depurada para ser capaz de escalar en libre por secciones tan complicadas.

Otro recurso útil a tener en cuenta es el uso del empeine, también denominado caña del pie de gato. Viene muy bien en situaciones en que la pared hace un ángulo pronunciado, de forma que podamos apoyar el empeine y ejercer sobre la roca una fuerza hacia nuestro cuerpo. Esta fuerza es poco habitual en la técnica de pies, ya que normalmente van dirigidas hacia afuera del cuerpo. 

Finalmente, el uso del talón es un recurso muy versátil, siendo en vías desplomadas casi imprescindible. En muchas ocasiones nos permitirá dar un respiro a los antebrazos, que de otro modo sería imposible. El talón se puede colocar sobre rugosidades tanto verticales como laterales y aporta una gran estabilidad.

Tecnica escalada
Subir mucho el pie para alcanzar una presa con el talón puede ser muy útil para reposar, así como para montarse en una repisa o saliente rocoso.

Algunos consejos sobre técnica de pies en escalada al iniciarse.

Como podrás apreciar en las fotos y el vídeo, la parte delantera del pie de gato es la que más se utiliza. Por esta razón, conviene no abusar de pies en los que el apoyo principal sea el arco del pie. Si colocas el pie de este modo, perderás movilidad en el tobillo. Además, gastarás más energía de la necesaria en caso de tener que modificar el apoyo en ese pie. 

Como se ha comentado un poco más arriba, el objetivo de trabajar la técnica de pies es mantener una postura lo más estable posible mientras se escala. Muy a menudo, la estabilidad viene de la mano de tener ciertos músculos relajados. Con todo esto, es muy importante ser consciente de qué partes del cuerpo es necesario mantener en tensión y cuáles se pueden relajar. En lo que a técnica de pies respecta, al usar la puntera y los cantos laterales, es imprescindible que el talón del pie no se encuentre excesivamente alto con respecto a la planta. Así lograremos mejores precisión y agarre, con una menor fatiga muscular.

error en la técnica de pies
baja precisión
Aunque es necesario para alcanzar presas elevadas, conviene reducir el tiempo que pasa el talón de este modo.
mayor precisión
Mantener el talón en una posición relajada nos permitirá ahorrar energía para secciones que requieran una mayor tensión corporal. Además podremos descargar más peso sobre este pie, aliviando el esfuerzo de los antebrazos.

Concluyendo

Trabajar la técnica de pies en escalada puede hacerse mediante ejercicios específicos o a base de escalar mucho. En cualquier caso, hacer hincapié en este aspecto hará que la fuerza de la que dispongamos en cada momento se optimice para llegar lo más alto posible. En Madridadventours te podemos ayudar a mejorar en este aspecto de la escalada. ¡Contacta con nosotros y te daremos más información!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.