6 vías de escalada clásica más emblemáticas de Madrid

Pico de la miel escalada

Vías de escalada clásica en Madrid

Si estás pensando en emprender un reto y cumplir uno de tus sueños, ¡esta es tu oportunidad! En Madrid tienes lugares estupendos y un entorno natural ideal para practicar la escalada clásica. Si además eliges la época propicia para ello, ¡podrás disfrutar de una jornada de lujo en plena naturaleza practicando tu deporte favorito!

Y es que la escalada es algo que llevamos dentro. La práctica de la escalada te pone en contacto con tu instinto de supervivencia más esencial, y no es de extrañar que las sensaciones de la primera vez que experimentas la escalada clásica sea inolvidable. ¿Lo has probado ya?

En la Comunidad de Madrid existe una gran tradición de escalada, tanto a nivel de escalada deportiva como a nivel de escalada clásica. Además, los escaladores tienen gran cantidad de compañeros amantes de la sierra madrileña; son muchos los que disfrutan de la montaña y otros deportes de aventura como el Trekking o el Alpinismo.

Hemos preparado para ti una recopilación de las vías de escalada clásica imprescindibles de la Comunidad de Madrid. Si eres un auténtico escalador, estas vías no pueden faltar en tu lista de retos conseguidos.

En este post te vamos a contar una breve descripción de cada una de ellas para que te pique el gusanillo, pero no vamos a entrar en detalles muy técnicos, así que si quieres más información, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros! Estaremos encantados de informarte y ayudarte en todo lo que podamos. Además, también podemos acompañarte, tanto si quieres subir alguna de estas vías con nosotros (Pico de la Miel y escalada al Pájaro) como si quieres hacer un curso de escalada clásica para convertirte en todo un experto en esta modalidad.

El espolón Manolín al Pico de la Miel

Pico de la miel

¡Comenzamos con una grande! Dentro de la Comunidad de Madrid, una de las principales vías de escalada tanto por tu longitud como por su recorrido es la vía “el Espolón Manolín”, que te subirá a la cima del Pico de la Miel, que se encuentra a una altura de 1384 m. en la sierra de La Cabrera.

La Sierra de La Cabrera es una estribación rocosa de la Cuerda Larga —uno de los macizos más importantes de la Sierra de Guadarrama- que integra el mayor macizo granítico de su zona oriental. ¡Ahí es nada!

En lo que respecta a los aspectos técnicos, su longitud es de 215 metros, pero a pesar de ser nada más y nada menos que ¡la vía más larga de la Comunidad de Madrid! su recorrido es bastante asequible (V+ Obligado V/A0). Está equipada solamente en los puntos donde es necesario, porque si estuviera más equipada, no estaría en este post ;P. En ella podrás disfrutar de una gran variedad de pasos: fisuras, diedros, placas, repisas… la vía ideal para jugar.
Se puede hacer en cualquier época del año, pero hay que tener cuidado con el calor en verano, ya que tiene orientación sur.

El tiempo que se emplea en recorrerla es de unas tres horas o tres horas y media aproximadamente. La bajada se realiza andando por uno de los dos collados que ofrece esta cima.

Dado que es una ruta muy popular, te recomendamos que madrugues un poco si vas en fin de semana si no quieres encontrarte con la vía saturada. ¡Merece la pena!

La Fulgencio al Hueso

La fulgencio al huesoCon esta ruta soñarás con huesos de jamón gigantes. Y es que precisamente y de ahí viene su nombre, de la forma de hueso de jamón de la placa de piedra que la comprende. Perteneciente a La Pedriza en el Parque Nacional de Guadarrama, esta vía fue abierta por Fulgencio Casado, Piviú y Pedro Díez, entre 1972 y 1973.

Ya sabemos que esta vía está equipada, pero los alejes entre sus chapas están hechos solamente para los más valientes, así que mucha gente opta por meter sus propios cacharros entre medias, y es por eso por lo que hemos pensado que es una buena opción para este post.

Por ejemplo, el primer tramo es una chimenea que solo tiene un anclaje (parabolt) situado a unos 20 metros del suelo. Es decir, que aunque no es una ruta de una dificultad técnica muy alta (6a según la Guía de escalada de La Pedriza escrita por J. Ignacio Luján y David A. Zapata), la mente puede aquí hacer que la veas unos grados por encima. Así que, si ya tienes alguna experiencia en escalada esta vía puede ser la tuya.

¿Te atreves a subirla? ¡Cuéntanoslo!

La Guirles-Campos al Yelmo

El yelmoTambién localizada en la Pedriza, esta es una ruta clásica imprescindible y de gran belleza. Fue abierta por Daniel Guirles y Luis Campos, 1974, que se enfrentaron solos a esta gran pieza granítica sin saber muy bien que se iban a encontrar por el camino, pues fue la primera vía en abrirse en libre en la cara sur del Yelmo.

Es un V+/A0 (6b), M2, así que si te metes, te aconsejamos que vayas sobrado de grado. Tiene las reuniones equipadas y además hay algún parabolt, pero necesitarás friends.

Su longitud es de 140 metros de recorrido y se completa en 4-5 tramos. Dicen que las escaladas al Yelmo dejan huella, y esta es de las más recomendables, ¡no dejes de probarla!

La sur clásica al Pájaro

la sur al pajaroY seguimos en La Pedriza para encontrarnos con la ruta sur clásica al Pájaro. Esta ruta asciende uno de los riscos más conocidas de La Pedriza, que debe su nombre a su forma de pájaro y tiene casi 200 metros, siendo una de las paredes de mayor longitud de este entorno.

Esta vía se abrió en el año 1935 y supuso un hito en la escalada, y a días de hoy sigue siendo unas de las vías clásicas imprescindibles en la sierra de Madrid.

Tiene un nivel de 6a, equipada con parabolt y algún clavo. Requiere llevar cintas exprés, friends y fisureros.

En este mismo enclave existen otras opciones como la vía Este clásica o Pedro Ramos (130m) y lavía Oeste Clásica o Peñalara (180m).

La piloto al pico de la Miel

Otra opción ideal, con orientación sur y con una longitud de 160 metros en cinco largos, es La piloto al pico de la Miel. Este pico es muy agradecido en los meses de invierno, pues el sol te da en la espalda gracias a su orientación. Por eso mismo, te recomendamos madrugar en verano, pues los amigos del invierno se vuelven en contra en los calurosos meses madrileños.

La vía que proponemos en este caso para ascender al pico tiene 160 metros divididos en 5 largos y 6a de dificultad (con un poco más de dificultad que el Espolón Manolín, pero menos longitud). Todas las reuniones están equipadas excepto la primera y la última, que se hacen en árboles. Para hacerla se necesitan cintas exprés, friends y fisureros.

La sur clásica de la pared de Santillana

Para terminar os traemos una vía realmente disfrutona. También en la Pedriza y con orientación sur, esta ruta te permitirá organizar una jornada muy completa y entretenida, pues para llegar a su pie es necesario aproximarse mediante una caminata de unas tres horas, ¡pero no te achiques! Ese es un buen calentamiento para luego realizar el ascenso por una vía que realmente merece la pena.

Esta vía, abierta por Enrique Herreros, Baldomero Sol y compañeros en 1947, consta de 120 metros de pared granítica en los que disfrutar de un ascenso bonito y con buenos agarres. Es una vía de nivel de dificultad bajo (V/A0 (6a)), y casi cualquiera que tenga algo de preparación puede hacerla sin mayores dificultades, pero ten en cuenta que para subirla se necesita saber cómo hacer seguros flotantes, así que además de cintas exprés, friends y empotradores, hay que llevar varios lazos.

La comunidad de Madrid y su orografía es ideal para la práctica de este deporte de aventura, así que anímate y si tienes cualquier duda cuenta con nosotros para orientar tu ascenso, ¡estaremos encantados de informarte y comenzar la aventura contigo!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 4.7)

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.