Cómo elegir tus zapatillas de Trail Running

como elegir zapatillas trail running

En Madrid Adventours nos hemos propuesto hacerte la vida más fácil, y para ello, entre otras cosas, vamos a utilizar nuestro blog. Así que aquí estamos y hoy vamos a ver qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir nuestras zapatillas de Trail Running, una práctica apasionante cada vez más extendida entre los deportistas de exteriores.

Para comenzar diremos que a la hora de hacer deporte son muchos los factores a tener en cuenta. Es cierto que algunos de ellos se nos escapan, como las condiciones meteorológicas o una posible lesión. Pero precisamente para evitar, en la medida de lo posible, esas lesiones y conseguir una práctica segura, hay algunas cosas que sí están en nuestra mano, como por ejemplo, la elección de un buen equipamiento. Tanto, que nos atrevemos a decir que la parte más importante del equipamiento es contar con una buena pisada.

Bien, dicho esto, en este post vamos a ver de qué hablamos cuando nos referimos a Trail Runnning y cuáles son los factores que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el calzado adecuado para nuestra práctica.

Qué es el Trail Running y en qué se diferencia del running convencional

El Trail Running podemos definirlo como el deporte de carreras que se realiza en caminos de montaña. Tiene su origen en Egipto: en el año 3.800 a. C, dónde se hizo muy popular, y también en Japón, donde, los monjes budistas recorrían grandes distancias a través del monte calzados únicamente con unas sandalias. ¡Todo un reto! Y así la práctica ancestral ha llegado hasta nuestros días, aunque te avisamos de que actualmente también existen fueras de serie que realizan auténticas proezas independientemente de la equipación que utilicen. Si no nos crees, lee la siguiente noticia: https://verne.elpais.com/verne/2017/05/18/mexico/1495129378_181922.html

¿En qué se diferencian de una marcha normal o del senderismo de montaña?

Es en 1995 cuando el Trail Running es aceptado como modalidad deportiva por la Federación Inglesa de atletismo. Ellos definen estas carreras como las que se realizan en lugares públicos a los que no tiene acceso el tráfico rodado. ¡Y desde luego! ¡Un vehículo no podría entrar por esos caminos!

Efectivamente, sería imposible llevar un vehículo hasta esos tramos de montaña. El Trail Running se practica en un terreno en el que se asumen más pendientes que en la práctica de running convencional y, a nivel competición, la distancia mínima a recorrer es de 21 Km. En carreras de dificultad alta se cubren distancias de ¡¡¡¡hasta 170 km!!!!

En lo que respecta a los desniveles en competiciones de hasta 34 km, el mínimo acumulado en subida será de 1.000m  y en bajada de 1.500m. Además, las distancias a cubrir suelen ser mayores, a nivel competición hay marchas de Trail Running de más kilómetros.

Qué debes tener en cuenta a la hora de elegir tus zapatillas

zapatilla trail running

Pero nosotros, por suerte, no tenemos que utilizar sandalias como los monjes budistas para nuestras escapadas de Trail Running. Hoy en día, tenemos una extensísima variedad de calzado que puede personalizarse según sea tu estilo o tu tipo de pisada. Vamos a ver cuáles son las distintas variables a valorar a la hora de elegir el mejor calzado para tu práctica de Trail Running:

  • Según objetivos (lo primero que debemos tener en cuenta son cuáles son tus objetivos a cumplir):

Por un lado atendiendo al tipo de meta:

  • Salidas de Trail Running de largo recorrido o Trekking.
  • Entrenamientos de manera frecuente en montaña para estar en forma.
  • Disfrutar de forma puntual de la montaña.

Por otro lado, atendiendo a la dificultad del recorrido:

  • Kilómetros a recorrer.
  • Desnivel acumulado.
  • Intensidad de las subidas y bajadas.
  • Según época del año y climatología:

Terreno seco y rocoso:. Se necesitan zapatillas más firmes con una buena sujeción y una suela polivalente de bastante dureza y taqueado fuerte.

Terreno embarrado: Terrenos que con lluvia se convierten en barrizales, se dan sobretodo en la zona norte. Aquí necesitarás una zapatilla blanda con tacos muy marcados.

Hierba y caminos: Caminos llanos con hierba y alguna salida a rocas. El tipo de zapatillas que se requiere para este terreno es de tacos bastante marcados pero con una suela no demasiado rígida y con bastante amortiguación.

  • Según tipo de corredor:

Tus niveles de dedicación y exigencia marcarán la resistencia de tu calzado.

Principiante: Realizas salidas esporádicas de corto recorrido y sin competir.

Avanzado: Realizas salidas de frecuencia media-alta.

Experto: Eres un corredor experimentado que quiere el máximo rendimiento, la frecuencia de salidas es alta y el nivel es de competición.

  • Según tu sexo, peso y complexión: 

En este punto es imprescindible tener en cuenta tus preferencias personales: ¿Qué es más importante para ti?

  • Amortiguación: si prefieres que gran parte del trabajo de amortiguación te lo haga la zapatilla, cuanto mayor sea tu peso, mayor amortiguación necesitarás. Cuidado porque a mayor amortiguación, el peso de la zapatilla también suele aumentar. En este punto la tendencia minimalista es muy interesante. En ella es el propio corredor el que se encarga de amortiguar los pasos, y aunque requiere un calzado muchísimo más ligero, también necesita de una técnica específica (no te asustes si las primeras veces que la practicas acabas con agujetas en los gemelos, suele pasar…).
  • Ligereza: Cuanto menos pesa el corredor y cuanto más larga o difícil es la carrera, más van a estorbar unas zapatillas pesadas. En este punto cada uno tiene que encontrar su equilibrio, teniendo otra vez presente el minimalismo (si quieres saber más sobre este estilo de carrera, en algún post hablaremos sobre Killian Jornet).
  • Economía:. No todos los corredores están dispuestos a gastarse la misma cantidad de dinero. Antes de comprarte unas zapatillas demasiado caras, piensa bien si vas a tener cierta continuidad en este deporte o si por el contrario es posible que te bajes rápido de este tren. En caso de que te guste tanto como a nosotros, volvemos a encontrarnos en el delicado equilibrio personal en el que evaluamos el dinero disponible y las características deseadas… en este punto no hay nada escrito.
  • Diseño:Las zapatillas de correr no dejan de ser un complemento de moda para muchas personas. No decimos que no deba serlo, por supuesto, pero recomendamos mirar bien las características técnicas del modelo deseado antes de que os lanzéis a comprarlo por pura estética. De nada sirven unas zapatillas preciosas que se van a quedar en el armario
  • Según tipo de pisada:

    algunas claves que hay que tener en cuenta para conocer detalles sobre nuestro tipo de pisada al correr (para saber esto te recomendamos que hagas un estudio de pisada o que mires unas zapatillas que hayas utilizado solamente para correr, pues al andar no tienes por qué hacerlo de la misma forma):

 Si eres supinador: En la pisada supinadora el pie se vence hacia fuera y se caracteriza porque desgasta, sobretodo, la parte externa delantera del pie.

Si eres pronador: En la pisada pronadora el pie se hunde hacia dentro. En este tipo de pisada la suela se desgasta por la parte exterior del talón y el interior de la parte delantera del pie.

 Si eres neutro: En la pisada neutra no se produce descompensación y la suela se desgasta proporcionalmente al eje lineal en el desplazamiento.

Hay que fijarse especialmente en las zapatillas que tienen más amortiguación, siendo esto menos importante en el minimalismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *